“Todo el mundo puede ayudar, claro que sí”

Si bien un virus inesperado ha detenido el planeta afectando a cada uno a su manera, muchas personas han ofrecido su ayuda llena de buenas intenciones. Organizaciones, líderes, vecinos y ciudadanos en general a menudo se preguntan: ¿cómo puedo ayudar? Éstas son algunas de las grandes iniciativas que han surgido de la crisis y a las que también se aplaude cada día a las ocho de la tarde.

MARÍA CRISTINA PIEDRA -. No ha dormido más de dos horas en los últimos días, pero su voz suena llena de energía. Núria Salán, presidenta de la Sociedad Catalana de Tecnología y profesora de la Universidad Politécnica de Cataluña, ha realizado una concienzuda gestión desde su posición para ayudar durante esta crisis. Su iniciativa se llama Telecomunicat y, entre otras cosas, ha entregado hasta 200 tabletas y móviles a enfermos de Covid-19 aislados en hospitales de Catalunya. “Estoy contenta” expresa. Su proyecto cuenta con más de 100 voluntarios y 16 entidades colaborando para llevarlo a cabo con eficacia. Salán explica “hay tres virus aquí actuando: uno es el Covid, otro es la soledad y otro es el miedo”. Ellos han decidido hacer frente al virus de la soledad “para que tengan menos miedo”.

Javier Exposito, empleado en las cocinas del Hospital Vall d’Hebron, al ver la carencia de mascarillas frente a la alta demanda, compró telas y junto a otras tres personas confeccionaron mascarillas con el fin de donarlas. “Muchos tenemos, pero otra gente no tiene, yo lo hago en nombre de todos” explica Exposito. Todas las ayudas nacen a partir de la observación atenta de los problemas que han ido surgiendo con la pandemia. A Exposito se le ocurrió esta iniciativa cuando vio gente en las calles sin esa mínima protección, sobre todo gente mayor.

“Hay tres virus aquí actuando: uno es el Covid, otro es la soledad y otro es el miedo”

NURIA SALÁN, PRESIDENTA DE LA SOCIEDAD CATALANA DE TECNOLOGÍA

En el caso de Nuria Salán la iniciativa nació cuando varios de sus estudiantes le escribieron insistiendo en que se debía hacer algo: “empezamos a saber de personas que perdían a sus familiares y que los familiares estaban solos en el momento de su muerte”.  Además, el hecho de haber permanecido conectada con sus padres a través de videollamadas le inspiró: “esas videollamadas les dan la vida, hacen que nuestros padres se mantengan unidos a nosotros y que nos sientan próximos de una forma que no sería posible de otra manera. Y dijimos: vamos a facilitar estas videollamadas.” Desde Telecomunicat animan a la gente a que done dispositivos que no utilicen o a que hagan una donación económica. Cualquiera que necesite puede pedirlo a los hospitales o a través de su web: www.telecomunicat.cat.

Oficina Telecomunicat
Foto cedida: Nuria Salán

“Muchos tenemos mascarillas, pero otra gente no tiene, yo lo hago en nombre de todos”

JAVIER EXPOSITO, EMPLEADO EN LAS COCINAS DEL HOSPITAL VALL D’HEBRON

Existen otras iniciativas nacidas a partir de la unión vecinal como en el caso de la Barceloneta dónde han empezado a repartir alimentos. Manel Martínez, vicepresidente de la Asociación de Vecinos del barrio, explica: “ya hemos repartido alimentos a más de 70 personas”. Al estar cerca del Hospital del Mar también han podido ayudar ahí con mascarillas y equipamiento. Martínez cuenta que “todos los voluntarios son personas del barrio”. Sant Antoni, Gracia, Sarrià y otros barrios también se han unido a estas acciones sociales. En este mapa de Barcelona aparecen las iniciativas sociales de cada barrio.

Nota de ayuda entre vecinos en la portería del edificio.
Foto: Amanda Antunes

El Ayuntamiento de Barcelona ha creado la campaña “Desde casa”, una red donde informarse del coronavirus, recibir ayuda y además ofrecerse como voluntarios. Los vecinos ayudan repartiendo panfletos en las calles y porterías de los edificios. Uno de estos panfletos anuncia: “Vecino, vecina, ¿puedes ayudarnos?” y añade información acerca de cómo involucrarse. Otros folletos se pueden imprimir en casa y rellenarse cuando se necesita pedir ayuda.

La organización internacional Médicos Sin Fronteras se ha instalado también en España durante esta pandemia. Milagros Font, Delegada de MSF en Catalunya, cuenta que han tenido cuatro ejes aquí, que se diferencian de otros países, ya que el sistema de salud aquí “tiene ventajas” en relación a otros lugares. Estos ejes en los que se han enfocado son: asesoría a autoridades, intentar resolver la saturación en las UCIs, ayuda en lugares para personas mayores y capacitación al personal sanitario. Cuenta también que “además de la salud, la parte emocional es muy importante, es por eso que hemos creado un chatbot”. Dice que en base a las preguntas que ha hecho la gente en este robot que ayuda psicológicamente online, planean hacer una conferencia acerca de los impactos emocionales del coronavirus. Dice que ahora mismo que empezará el regreso gradual a las calles, ellos están “atentos a las necesidades que se vayan dando”. Su ayuda ha sido fundamental en esta época. Se puede acceder al chatbot haciendo click aquí.

Efectos psicológicos

Otro aspecto a tener en cuenta son las consecuencias psicológicas de esta situación. Conversamos con Sara Liébana, una de las psicólogas que, junto a más de 47 profesionales, pasa los días al otro lado de las tres líneas telefónicas gratuitas que han habilitado el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de la Psicología de España. “Nosotros atendemos el malestar para poder ayudarlo, para poder darle a la gente las herramientas necesarias para que el problema que tiene se solucione”, dice. Reciben más de 300 llamadas cada día. Los números habilitados son: el 917 007 988 para gente afectada psicológicamente por el confinamiento, el 917 007 989 para familiares de personas fallecidas y el 917 007 990 para profesionales que se encuentren en primera línea de batalla.

“Nosotros atendemos el malestar para poder ayudarlo, para poder darle a la gente las herramientas necesarias para que el problema que tiene se solucione”

SARA LIÉBANA, PSICÓLOGA

“¡Poned vuestro talento al servicio de la sociedad!” dice siempre Nuria Salán a sus alumnos. Y España ha demostrado una vez más que la unión hace la fuerza. Éstas son solo algunas de los cientos de personas que se han puesto al servicio de las necesidades urgentes de la sociedad. Personas de ideologías disparesque se han quitado de encima banderas y etiquetas ante un enemigo común gritando al unísono “¡Yo te ayudo!” Da la impresión de que ayudar tiene el mismo efecto que un café cálido que recarga las pilas a todos los solidarios que hemos entrevistado. Atardece en una Barcelona aún confinada y Salán tiene de repente una epifanía: “Todo el mundo puede ayudar, todo el mundo puede ayudar, claro que sí”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: