“Que la música no pare”: la cultura entra en casa

LANDON ODLE / DANIELA TUDELA -. Un efecto curioso de la cuarentena es que a pesar del aislamiento estamos más conectados que nunca. Apps como Zoom o Houseparty han emergido de una relativa oscuridad, liderando los rankings de lo más descargado por todo el mundo durante marzo y abril. No obstante poder hablar amigos o familiares es fácil, pero ir a una discoteca, un concierto o al museo… Eso ya es otra cosa. Y es que el sector cultural está entre los más afectados por las medidas preventivas que actualmente afectan a más de un tercio de la población mundial. Para aliviar el aburrimiento, consumidores aficionados han ideado formas ingeniosas de divertirse y mantener viva la cultura con iniciativas virtuales en diferentes partes del planeta.

Aunque el proceso de desconfinamiento esté empezando a ser, poco a poco, una realidad, todo apunta a que la vida nocturna se mantenga en pausa indefinidamente. Por lo tanto, los clubbers han tenido que recurrir al mundo virtual para escuchar sus temas favoritos y así convertir sus propios dormitorios en discotecas improvisadas. El parón de música en directo preocupa mucho a músicos y aficionados españoles, quienes decidieron hacer algo para combatirlo: El Cuarentena Fest. “Salas y músicos están sufriendo las consecuencias en un ya de por sí precario sector”, sostienen los anónimos organizadores en la página web.

“Si las circunstancias no nos permiten encontrarnos con los fans, queremos seguir llegando a ellos en su confinamiento, en sus casas”

ORGANIZADORES DEL CUARENTENA FEST

Cuarentena Fest empezó siendo una serie de 51 conciertos desde casa realizados por músicos, productores y Dj’s y duró 12 días emitiendo en directo. Originalmente diseñado por y para los españoles, el festival rápidamente ganó fama mundial. Al acabarse, se realizó una segunda edición de 15 días, esta vez exhibiendo artistas latinoamericanas. Incluso actuaron bandas enteras con cada miembro tocando desde la intimidad de su salón, conectados por internet.

“¡Que la música no pare!”

Por otro lado, los autores de himnos como “20 de abril” y “Escriurem” (Celtas Cortos y Miki Nuñez respectivamente) han relanzado versiones nuevas de sus éxitos especialmente para animar a sus fans durante el confinamiento (y de paso ganar un poco más de publicidad). Y “Resistiré” del Dúo Dinámico, el tema más emblemático de la cuarentena ha sido reversionada por más de 30 estrellas del pop español. Todo el dinero generado por las reproducciones de las canciones está destinado a organizaciones caritativas en lucha contra el virus y sus consecuencias sociales.

En el cine las personas también han optado por temáticas relacionadas con el encierro. La película española El Hoyo se ha posicionado en el número uno de la plataforma de streaming Netflix durante las primeras semanas de confinamiento. El film se desarrolla en una especie de cárcel en la cual los prisioneros luchan por sobrevivir.

Por su parte, RTVE ha agrupado en su plataforma online 20 de las mejores obras españolas. Entre ellas destaca la película muda de Blancanieves (2012), la exitosa La novia basado en Boda de Sangre de Lorca (2015) y Vivir es facil con ojos cerrados, ganadora de un Goya a mejor película en el 2015.

Los psicólogos coinciden en que dichos proyectos culturales pueden ser beneficiosos para la salud mental de los confinados. “Para algunos el confinamiento puede ser un momento, un espacio de reflexión y de reencuentro con las personas que más queremos, aunque éste no sea físico” afirma María José Salinas, psicóloga social en Barcelona. “Para otros el confinamiento significa un estado de ansiedad y temor por el impacto del confinamiento en sus vidas, más allá de contraer el virus a nivel económico, social, o sanitario”.

“Para algunos el confinamiento puede ser un momento, un espacio de reflexión y de reencuentro con las personas que más queremos, aunque éste no sea físico”

MARÍA JOSÉ SALINAS, PSICÓLOGA SOCIAL
A Solas, libro escrito por Silvia Congost.
Foto: Amanda Antunes

Tal vez ya no resulte sorprendente que el e-book más vendido del año sea A Solas, la nueva obra de autoayuda de la psicóloga gironesa Silvia Congost. No es difícil entender el atractivo que se puede encontrar en estos momentos en un libro que ofrece al lector estrategias para “quedarnos en silencio, dialogar con nuestros miedos y tratar de comprenderlos y calmarnos, mostrándonos una nueva manera de vivir, de sentir y de experimentar el viaje de nuestra existencia”. Lo que los confinados no pueden buscar fuera, lo están buscando dentro.

El confinamiento está marcando un camino hacia una nueva forma de entender la cultura. Sin embargo, más que cualquier película o libro, lo que se recordará cuando todo esto pase será la resiliencia. Esa capacidad que tiene el ser humano para adaptarse a situaciones adversas y que se está pudiendo observar a lo largo de estas seis semanas de encierro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: