40 días de reflexión para el mundo de mañana

ADRIANA DELGADO -. Parecía inviable que un virus pudiese arrebatarnos un lugar donde todo era posible. En más de 40 días de confinamiento, somos partícipes de una clara reconfiguración del mundo. Ahora en esas calles llenas de coches, terrazas saturadas de turistas y parques repletos de niños se aprecia a los pájaros cantar.

Este fenómeno nos está poniendo a prueba a todos. Desde el primer día, se inició una etapa de responsabilidad a partir de medidas de distanciamiento social y confinamiento. Pero no todo el mundo supo afrontar la gravedad del asunto. Hace una semana empezó la cuenta atrás para que saliesen los niños a la calle y ya se observaron aglomeraciones. Ahora, quedan tres días para que los adultos puedan salir a hacer deporte. Veremos si estamos a la altura, pero lo cierto es que nos la jugamos todos.

Una etapa de responsabilidad que ha hecho aflorar un sentimiento de unión y respeto.

Las repisas de las ventanas y los balcones se han convertido en la única salida hacia la esperanza. Escenario de momentos de todo tipo como de reflexión, distracción, además de convertirse en un lugar de bodas, bailes y celebraciones, como la de Sant Jordi. Bajo el lema #SantJordiAlsBalcons, la iniciativa ha conseguido superar las expectativas del Gremi de Floristes y los balcones se han llenado de rosas y cárteles.

El tema de “Resistiré” se ha convertido en el himno de los confinados que acompaña a los aplausos de las ocho de la tarde en homenaje a los sanitarios. “Jamás me rendiré”, dice ese single de Dúo Dinámico y que hasta Elena de Borbón ha cantado en el salón de su casa.

De ventanas para dentro, el objetivo principal es intentar huir de los tiempos muertos. El mundo está prácticamente parado, pero el concepto de cultura también está cambiando. Y sino que se lo digan a los creadores del Cuarentena Fest ¿Quién habría sido capaz de imaginarse un festival con 51 conciertos realizado por músicos reconocidos desde casa?

El único contacto posible con la ciudad durante el aislamiento en Barcelona
Foto: Amanda Antunes

Y no solo eso. Pensar en una cerveza en una terraza parece haberse quedado entre los recuerdos melancólicos de días pasados. Ahora las videollamadas son el único puente para salir de este bucle. Zoom, Whatsapp, Skype, HouseParty. Cada uno elige donde tener una reunión de trabajo, una cita, una sesión de GymVirtual, y hasta un botellón entre amigos desde sus respectivas habitaciones. Ya no es raro hablar de “la resaca de Skype”. Porque en eso consiste la vida. En vivir, aun estando encerrados.

Ahora bien, aunque la tecnología está más presente que nunca, el fenómeno de las fake news se ha pronunciado exponencialmente. La agencia Maldito Bulo ya ha verificado más de 430 bulos sobre el coronavirus. Facebook y Whatsapp son las principales vías por donde recibimos esta desinformación.

Y, a pesar de este problema, la pandemia ha conseguido crear un concepto de comunidad en el que todos somos uno. Iniciativas como la de Telecomunicat en la que han entregado hasta 200 tabletas y móviles a enfermos de Covid-19 aislados, hasta la repartición de alimentos por parte de vecinos de la Barceloneta. Todo vale para salir juntos de esta.

Además, en Barcelona se han conseguido mínimos históricos de polución y el descenso acumulado de niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) desde el estado de alarma es del 51% de media, según la Agencia de Salut Pública. Barcelona está respirando.

Una estampa de cielos despejados y aire limpio que ha permitido que sean los animales, como la incursión de jabalíes, los que salgan a pasear entre las grandes avenidas de la capital catalana.

Estas son algunas de las muestras que dejan entrever que el mundo de antes jamás será el mundo de mañana. Un virus que nació en Wuhan (China) en diciembre del año pasado y que ya deja huella en todo el mundo con más de tres millones de contagiados. Como es el caso de Cataluña, segunda comunidad autónoma con más casos positivos en España, por detrás de Madrid. Y aunque al principio llegó al país con una llamativa intrascendencia mediática ha conseguido que resurja lo que esta sociedad en tiempos de crisis es capaz de hacer.

Son más de 40 días de una sociedad que sueña con pisar la calle pronto. Más de 40 días de una sociedad que ayuda, aprende y reflexiona, y que se niega a quedarse postrado en el sofá de su salón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: